ANIVERSARIO DEL HOSPITAL PIROVANO

La importancia de sentirse parte del hospital



Al cumplir su 110 aniversario, las autoridades del hospital Pirovano destacan la alta calidad de atención y el sentido de pertenencia de cada uno de los que integran el equipo de salud

El hospital Pirovano atiende un área programática de casi 500.000 personas y se encuentra en una zona de alta circulación vehicular con vías rápidas. Dentro de sus barrios de influencia están Belgrano, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Colegiales, Núñez, Saavedra y parte de Palermo, además de la zona norte del conurbano bonaerense.

El Dr. José Cuba es cardiólogo y director del Pirovano. Cuenta con orgullo que está en el hospital desde la residencia y resalta la calidad de la atención en sus 110 años de vida: “Uno de los servicios más importantes es el de cirugía, tanto de mediana y alta complejidad, incluyendo la neurocirugía, la cirugía hepática y la de cabeza y cuello y la de paredes abdominales. También tenemos muy buenos especialistas en clínica médica, dermatología, diabetes y oncología; además del arduo trabajo de los cuatros centros de salud y acción comunitaria”. La guardia del hospital merece un párrafo aparte, ya que por la zona donde está ubicado el Pirovano, la asistencia en accidentes de tránsito es un trabajo de todos los días. La guardia atiende alrededor de 500 consultas diarias. 

El recurso humano

Cuba remarca la importancia de la formación del recurso humano y de la identificación del personal con el hospital: “Otra fortaleza es el recurso humano y profesional que en un altísimo porcentaje está formado dentro del mismo hospital. Nos preocupamos porque el estudiante de medicina pueda continuar acá con su desarrollo profesional. Así se convertirán en nuestro recurso profesional a largo plazo. Esto se da hace mucho tiempo, pero esta es la primera vez que dos ex residentes están a cargo de la dirección y subdirección del hospital”.

Por su parte, el subdirector, Dr. José Luis Tobar, enfatiza la importancia del avance edilicio del hospital: “Inauguramos el Laboratorio y contamos con una obra en marcha que es la nueva Guardia, algo por lo que venimos luchando hace mucho tiempo. Con respecto al cumpleaños del hospital, el objetivo es que siga creciendo para el bien de la comunidad y de todos los que trabajamos aquí”.

Finalmente, Cuba destaca la trascendencia de la coyuntura que se vive: “Justamente al cumplirse 110 años, se superó el individualismo de los ´90 y ahora hay otra línea que está volcada a pensar en el trabajo en equipo y en la labor comunitaria. Creo que debemos aprovechar eso y seguir trabajando para valorizar día a día el hospital público”.¨


 

110 AÑOS AL SERVICIO DE LA SALUD PUBLICA

La historia del hospital Pirovano está fuertemente ligada a la del barrio porteño de Belgrano. Incluso, antes de la muerte de Ignacio Pirovano en 1895, iba a llamarse hospital de Belgrano.

En 1855 Valentín Alsina fundó el pueblo que recuerda a Manuel Belgrano. El sitio elegido fue el Camino Real o del Alto (hoy avenida Cabildo) en el cruce con la calle La Pampa. En 1896, año de fundación del hospital Pirovano, la zona contaba con siete escuelas fiscales, dos líneas de ferrocarril, un tranvía al centro, un templo monumental, biblioteca pública e industrias. El número de habitantes era de 11.268, por lo tanto la creación de un hospital era una necesidad concreta. Además de la trágica epidemia de fiebre amarilla de 1871, otras enfermedades urgían la creación de un centro sanitario. Los vecinos, encabezados por la Sociedad de Damas de Caridad, concretaron el 12 de octubre de 1894 la colocación de la piedra fundamental del hospital de Belgrano. Pero el 2 de julio de 1895 falleció el Dr. Ignacio Pirovano y Juan B. Señorans, Secretario de Asistencia Pública, logró que el Intendente de la Ciudad denomine al hospital con el nombre del prestigioso cirujano.

El 24 de julio de 1896 se inauguró oficialmente el hospital Dr. Ignacio Pirovano con capacidad para 20 camas de internación.  

Ignacio Pirovano

Nació el 23 de agosto de 1844. Vivió su infancia en los turbulentos tiempos del fin del gobierno de Rosas y a los 22 años comenzó sus estudios de medicina. En 1872, luego de participar como médico en la guerra de la Triple Alianza y luchar contra la fiebre amarilla en la epidemia de 1871, presentó su célebre tesis de doctorado sobre la herniotomía. En 1875 fue designado profesor de histología y anatomía patológica. Pirovano era un médico visionario que creía en la prevención: fue el primer cirujano en cambiarse la ropa de calle al entrar al quirófano, vestirse con una amplia bata de mangas cortas y lavarse y desinfectarse las manos y antebrazos.

En 1877 organizó el primer servicio argentino de cirugía infantil y un año después, desde la cátedra de Medicina Operatoria, difundió las modernas técnicas quirúrgicas que había visto practicar en París. En 1883, debido al fallecimiento del profesor Montes de Oca, ocupó el cargo de profesor titular de la cátedra de Clínica Quirúrgica en el flamante hospital de Clínicas. El 2 de julio de 1895 murió víctima de un cáncer, a los 50 años de edad. 

(Fuente consultada: El barrio de Belgrano y su hospital Pirovano. Autores: I. Grinszpan, I. Mytnik, M. Aisenberg, A. Siverino, M. Siverino y M. Cesarsky).