Por las filiales

HOSPITAL ONCOLOGICO MARIA CURIE

"EL CANCER ES UNA URGENCIA"


El cierre de trece camas compromete el normal funcionamiento del hospital, al que concurren pacientes con patologías cada vez más graves y a edades más tempranas

¿Cuál es la situación actual del hospital?

Bortolotto: En el mes de diciembre se cerraron trece camas por un replanteo de personal en época vacacional; como durante el verano tenemos menos prestaciones, no afectaba demasiado el resto de las actividades del hospital. El cierre era hasta el 28 de febrero; sin embargo, en marzo no se reabrieron; el argumento fue la falta de personal. Hemos hecho gestiones ante la dirección del hospital y la Secretaría de Salud pero, a pesar de que cada vez vienen más pacientes y que, además, lo hacen en un estado más complicado, no obtuvimos respuesta. Hoy tenemos gran dificultad en seguir los protocolos internacionales y cumplir los tiempos de atención.

Pardo: Hemos visto reducida en un 10%-12% la capacidad del hospital. Tenemos gran necesidad de camas porque la mayoría de los tratamientos que brindamos requieren internación. Esto se agrava porque en los últimos dos años aumentó la demanda de pacientes y, por otro lado, tenemos una estructura que se mantuvo fija.

Joakin: Los pacientes que vienen son mayoritariamente graves. La patología cambió y se ven casos más avanzados y en edades más tempranas. Si el hospital no funciona a full se pierden oportunidades de tratamiento.

¿Cuáles son las razones de este cambio?

Wons: Las razones son económicas, ahora el paciente no tiene plata para pagar un colectivo, entonces espera hasta último momento para acercarse al hospital, cuando ya siente mucho dolor. Las posibilidades de curación en el cáncer van disminuyendo a medida que va avanzando la enfermedad. Y, entonces, ya no vemos casos tempranos potencialmente curables, sino que vemos casos avanzados con muy mal pronóstico.

¿Qué significa en una patología como el cáncer, perder oportunidades?

Wons: Hay pacientes quirúrgicos que tienen que esperar un mes y medio para poder operarse, eso significa que el tumor sigue creciendo. El paciente muchas veces tiene una indicación quirúrgica porque está en un estadio temprano, si tiene que esperar puede pasar a otro estadio y la cirugía no será viable, por eso es peligrosa la demora. Esto está emparentado con la estructura del hospital que, generalmente, despierta elogios pero tenemos varias áreas que son deficitarias. En el quirófano la demanda aumentó el 50% en los últimos años, y estamos con los mismos tres quirófanos. El vestuario es una habitación de cuatro por cuatro, donde se llegan a cambiar hasta viente médicos al mismo tiempo.

Pardo: Hay un solo ascensor, que usan simultáneamente los pacientes y el personal de cocina. Por supuesto, no se cumplen las normas de bioseguridad.

Joakin: El hospital es de inmunodeprimidos, sin embargo las condiciones de la cocina no son aceptables, y es la misma desde la época en que se construyó el hospital.

¿Cuál es la situación del recurso humano?

Joakin: La falta de nombramientos nos afecta mucho, tenemos algunos pendientes desde hace cinco años. Esta situación se agrava por la necesidad que tienen los hospitales de contar con áreas, que no están contempladas en las estructuras. Por ejemplo, cuidados paliativos, nefrología, endoscopía, infectología. Todas imprescindibles para la atención del paciente oncológico, entonces personal de otras áreas ocupa esos lugares y deja otros; o la misma persona trabaja en dos o tres áreas. Esto está llevando a un desgaste muy importante; las autoridades no toman en cuenta esta situación, me parece que en algún momento va a haber un crack.

Zutelman: Hay que recalcar la cantidad de médicos que trabajan ad honorem. Creo que de nuestra parte lo máximo está dado, lo que necesitamos es una respuesta de las autoridades.

Fudim: El médico es víctima del gran malhumor de los pacientes y sus familias, producto de la crisis social, que se manifiesta en violencia.

Fernández: Hace un tiempo uno venía a los hospitales públicos no sólo a trabajar, también venía a aprender. Hoy hacer docencia es muy difícil porque los tiempos son muy ajustados por la falta de personal.


NUEVOS EQUIPOS, VIEJOS EQUIPOS

Desde hace un año funciona un nuevo equipamiento de telecobaltoterapia, junto con un simulador que permite localizar la zona de tratamiento con exactitud. A pesar de estos avances, el Dr. Fernández aclara: “Eso sería uno de los primeros pasos, porque en radiaciones hay otro tipo de equipamiento que el hospital no tiene y necesita, como por ejemplo, los equipos de acelerador lineal. La tecnología de punta es muy importante y no la tenemos, trabajamos con tecnología de hace 20 años. No es que no sirva sino que no incluye a los nuevos tipos de tratamientos que aparecieron”.


LOS NUMEROS DE LA ATENCION  

Consultas externas anuales           105.000

Egresos anuales                        más de 2.550

Quirófanos: la demanda creció aprox. 50 %


COMISION DIRECTIVA

Presidente: Enrique Joakin.

Secretaría: Edith Bortolotto.

Tesorero: Ernesto Fudim.

Vocales: Bernardo Wons, Vicente Teti, Gabriel Zutelman, Alejandro Fernández, Alejandra Crespo, Marcela García, Hugo Pardo.

Revisores de Cuenta: Felipe Galmarini, José Luis Negri, Alicia Privitello, Carlos Markmann.